como-dar-la-vuelta-al-mundo-mua-cave-mirador-tamara-iñigo

Estuvimos 10 meses viajando por 15 países diferentes y podemos asegurar que dar el paso de dejarlo todo para emprender un viaje largo y vivir a lo mochilero no es fácil.

Aunque, bajo mi punto de vista, es un poco más sencillo de lo que parece. Básicamente, necesitarás tres cosas:

1. Dinero ahorrado que prefieras invertir en viajar antes que en otra cosa

Esto es cuestión de prioridades y solo cada uno puede saber lo que le hace realmente feliz.

Habrá quien prefiera un coche nuevo antes que un tiempo viajando y es una opción igual de buena si es lo que realmente quieres.

Lo importante no es tener mucho dinero, sino saber invertir el que tenemos en aquello que nos llena y nos satisface.

2. Ganas de vivir la experiencia

No te vamos a engañar. Necesitarás energía. Vivir viajando será cansado, echarás de menos algunas comodidades y, a veces (pocas), hasta tener cierta rutina.

Pero merecerá la pena más que ninguna otra cosa. Te llevarás una experiencia única que te hará ver el mundo con otros ojos y descubrir personas y sensaciones que no habrías experimentado de otra manera.

3. Elegir bien a nuestro acompañante (si lo llevas)

Hay personas que viajan solas durante largos periodos de tiempo y disfrutan mucho de ello. Esto te da una libertad que no tienes de la misma manera cuando viajas con alguien.

Pero si decides ir con alguien debe ser una persona que tenga las mismas ganas que tú y con quien tengas mucha afinidad ya que al final compartiréis mucho tiempo juntos.

Cuando conozco a alguien y en la conversión detecto que le gusta la misma música que a mí, que es del atleti o que tiene ideas políticas parecidas en seguida siento afinidad.

Pero cuando ya no solo coincidimos en asuntos generales, sino que esa persona suelta algún comentario sobre un tema más específico que comparto totalmente, me siento casi eufórica. ¿Conocéis esa sensación de «¡Guau!¡Es que ha descrito justo lo que pienso!». Es genial cuando ocurre. 

Pues bien, cuando conocí a Iñigo fue más que eso. A veces me decía cosas que a mí ni si quiera se me habían ocurrido y pensaba: «¿Por qué no se me habré pensado esto yo? ¡Lo comparto totalmente pero no me lo había planteado así!»

Tras haber compartido 24 horas al día durante 10 meses puedo asegurar que no podría haber encontrado un compañero de viaje mejor en el mundo.

Si quieres profundizar un poco más en el tema, echa un vistazo a nuestra sección de preparativos donde encontrarás información relacionada con cómo pedir una excedencia, el seguro de viaje y más cosas.

1 comentario

  1. Que comentario tan bonito Tamara! Me alegro muchisimo de que hayais tenido un viaje tan estupendo y tambien de teneros ya de vuelta con esa experiencia tan chula y sin ningun problema, despues de los temores y dudas que nos surgieron antes del viaje !! No nos cansamos de escucharos contar anecdotas y aventuras del viaje!, 😘😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *